16.6.12

la ciencia al servicio del frío

el cuerpo consiste en infinidad de pequeños retazos de algo dolible, entiéndase de algo que es pasible de ser dolido por otro algo o por sí mismo, acaso, si no dispusiera uno de utensilio o circunstancia externa.
fue inventado en el siglo XII
antes no dolía (dicen)
el cuerpo se trata de su consistencia. extensísima superficie completamente expuesta a dolencias que por allí transiten. Las uñas son restos de una cáscara anterior, primigenia, desarrollada naturalmente en para protegerse, pero fueron comidas por el mar de cuerpo que las desplazó hasta la orilla. hoy, nomás sirven para ser quitadas con una cucharita. y doler.
lo mismo los dientes. antiguamente eran más y hoy sólo se encuentran en la boca.
por el contrario, abundan las zonas blandas, carne que insiste en crisparse, rasparse a cada roce, abrirse ante la simple amenaza de filo.
los estudiosos de disciplinas relacionadas ahorran cáscaras sin desecharlas para usarlas en un eventual traje protector. pero no cuentan esta historia. la mejor arma de la debilidad es su autoconciencia.